miércoles, 12 de noviembre de 2014

Luis Suárez y Pepe Mujica: una forma de ser


Los uruguayos estamos “encariñados” con Luis Suárez, el futbolista talentoso, bueno de ser naturalmente bueno y pícaro de ser naturalmente proletario.

¡“Representa lo que somos como sustancia”! dicen que dijo, pero yo no lo escuché, el Presidente José Pepe Mujica cuando en una rueda de amigos, comentaban las posibles razones de ese cariño a veces hasta desmedido del pueblo uruguayo hacia Luis.

“Es al mismo tiempo aguerrido y sutil”, añadió.

Como lo fueron Artigas, Pepe Batlle y Seregni, pienso, tratando de entender por qué lo queremos tanto.

Hace pocas horas un integrante relevante de la Selección uruguaya de fútbol me dio a conocer la versión del 9 sobre lo que ocurrió en el episodio de la “mordida” a Chiellini en el partido contra Italia del reciente mundial de fútbol en Brasil.

Las imágenes emitidas miles de veces en miles de programas deportivos de televisión muestran el instante de la mordida, pero no lo que ocurrió segundos antes. Chiellini procura golpear a Luis con el hombro en los dientes para evitar que se le anticipe en un previsible centro al área. Lo de Luis fue una reacción casi automática a ese golpe en el medio del intenso partido.

“Eso es todo”, me dijo, lo demás es literatura y abuso de poder por parte de la FIFA, moralina disciplinadora abusiva.
(Como ya he escrito sobre esto y puede leerse aquí mismo:
http://gerardobleier.blogspot.com/2014_06_01_archive.html
sigo con lo que quería resaltar ahora).

Luis representa lo que somos, al quererlo a él, nos queremos a nosotros mismos.

Y estuvimos tantas décadas sin querernos a nosotros mismos que ahora que estamos en otro estado de desarrollo económico y cultural derramamos espiritualmente ese placer de querernos a nosotros mismos otra vez de nuevo.

¿Sobre qué o quienes proyectar ese placer de autoconfianza en nuestras capacidades y talentos? ¿Sobre una edificación nueva, (el SODRE por ejemplo) sobre un emprendimiento de vanguardia como el Plan Ceibal, la legalización de la marihuana, los derechos libertarios, la profundización de la democracia, la distribución de la riqueza, la trazabilidad del ganado, la industria del software, los nuevos puertos, la modernización de la economía? No claro.

Proyectamos nuestra recién inaugurada autoestima en quienes identitariamente mejor nos representan: Pepe Mujica y Luis Suárez, por citar a dos protagonistas de los últimos tres años.

Es posible que alguien crea exagerada la referencia a Artigas, Pepe Batlle y Seregni, pero no lo es.
Esas personalidades políticas de la historia oriental y uruguaya modelaron una forma de ser... aguerrida y sutil, al mismo tiempo.

GB

2 comentarios:

anna lazo dijo...

más que bueno el artículo, GENIAL

MARIA DE LOS ANGELES LOPEZ MARTINEZ dijo...

MUY BUENO Y COMPARTO LA VERDAD DE DICHO ARTICULO. GRACIAS